CÓMO INFLUYEN LOS BOLSOS EN LOS DOLORES DE ESPALDA

En la actualidad, debido al estilo de vida tanto familiar como laboral que nos obliga a pasar muchas horas fuera de casa, es necesario llevar muchos objetos encima, ya sea el tupper, el bolso, libros, etc. Una carga sostenida por nuestra espalda, que conlleva a múltiples patologías cervicales, contracturas de trapecios y problemas de hombros.

Este exceso de peso de los bolsos es consecuencia de cargarlos como si fueran mochilas, y su mal uso de colgarlos en un solo hombro aumenta las posibilidades de padecer  una dorsalgia, lumbalgia, incluso cifosis, escoliosis y lordosis.

En la estructura ósea de la columna se ocasionan una serie de cambios en sus curvas por esta carga ya que equilibra el exceso que se ejerce por dicho peso de un lado en el otro. A nivel muscular, si se carga siempre sobre el mismo lado, los músculos de esa zona del cuerpo terminan alargándose y la persona adquirirá la costumbre de tener el hombro elevado de manera inconsciente aunque no esté cargado, y adoptará una postura incorrecta para compensar este desequilibrio.

bolsos-el-dolor-espalda-l-w8vyya

Los expertos indican que el bolso no puede superar el 15% del peso corporal para evitar dolores de espalda, aunque lo ideal sería hasta el 10% de su peso corporal y de la misma manera dependerá del desarrollo muscular de cada persona, especialmente la zona dorsal.

También el tamaño, material, tipo de tiras (mejor cuanto más anchas), forma y el peso del bolso son los factores que más influyen en los dolores de espalda. Además, no solo la columna sufre sino que su uso continuado también puede afectar a otras partes del cuerpo como, por ejemplo, hombros, codos y muñecas.

Por otra parte, los fisioterapeutas desaconsejan utilizar bolsos cartera, o que se lleven sobre el antebrazo ya que pueden provocar sobrecargas en las inserciones tendinosas del codo provocando epicondilitis (codo de tenista), acortamiento de la musculatura del brazo, rigidez articular, entre otros. En cualquier caso, si se llevaran, y aunque pesen poco, recomiendan ir cambiándolos de brazo o mano cada 10 o 15 minutos y movilizar el hombro o codo, de forma suave, remando de forma circular y moviendo el hombro de arriba a abajo.

La bandolera es la mejor opción, siempre que no exceda el peso que llevemos dentro, por su forma simétrica sobre ambos hombros, si encima tiene buenos tirantes que sean anchos, ajustados y acolchados, minimizaremos sus efectos negativos. De la misma manera la bandolera debe ir pegada al cuerpo y sin balanceo ninguno.

Si vamos a recorrer distancias largas, lo mejor es una mochila con ruedas con asa extensible para que no tengas que agacharte a por ella.

Desde el campo de traumatología insisten en la importancia de la alineación correcta de la espalda y en mentalizar a las personas de utilizar bolsos pequeños, evitando que el peso sea superior a un kilogramo y, con pesos superiores la utilización de mochilas centradas y sujetas a la espalda.

Como siempre, es bueno hacer ejercicio para fortalecer los músculos de la espalda y mantener una postura correcta todo el día, aunque no se esté llevando el bolso. Evita el sedentarismo y camina lo más erguido posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>